NAS y Celeron

En el mundo NAS hay un antes y un después marcado por la llegada de la virtualización. Hasta entonces, los procesadores que montaban eran de muy bajo consumo y potencia puesto que se tenían que encargar de tareas muy ligeras y con los ARM mononúcleo iban bien; algunos empezaron a montar doble núcleo y algo más de memoria, pero sólo para poder ejecutar alguna tarea más. Básicamente eran cabinas de discos duros que se podían configurar en RAID y servían para conectar recursos a través de SMB, NFS o iSCSI, ejecutar algún tipo de nube privada o sincronizar con las nubes públicas como Dropbox, Google Drive y demás. Y por supuesto, como servidor multimedia para el hogar, con DLNA o Plex.

El número de aplicaciones que se les encomendaba iba en aumento y tuvieron que implementar procesadores más capaces, que en el caso de Intel x86 ya posibilitaban la ejecución de un hipervisor basado en KVM, puesto que al fin y al cabo por debajo son máquinas Linux.

Algunos NAS han montado Atom, pero el que se ha logrado el equilibrio en prestaciones-consumo es el Celeron, de hasta cuatro núcleos y con el que se consigue un rendimiento general bastante aceptable, siendo capaz de mover varias máquinas virtuales muy decentemente… siempre que no haya más de una VM Windows!

Claro que estamos hablando de NAS, si quisiéramos potencia bruta quizás convendría decantarse por un servidor dedicado. El problema es que los precios a los que están vendiendo estos NAS con Celeron son demasiado altos para las prestaciones base que ofrecen y se pueden encontrar servidores bastante más potentes en un rango de precios parecido. Cierto que a la mayoría se les puede ampliar la memoria, y que tienen un software bastante pulido, robusto y sencillo con el que realizar cualquier tarea es cuestión de un par de clicks. Y es que a veces no se necesita más.

Estoy preparando algunas entradas sobre el QNAP TS-453A, en el que ahora mismo tengo corriendo tres máquinas virtuales con el Virtualization Station (dos Ubuntu y un Windows 7), y un Contenedor con WordPress, además de las clásicas carpetas compartidas en red con Samba. Iré detallando detenidamente porque este NAS me ha sorprendido. Y sí, es un Celeron…